perdonar u olvidar - ¿Perdonar u olvidar? Tome la decisión correcta

¿Perdonar u olvidar? Tome la decisión correcta

¿Perdonar u olvidar? Tome la decisión correcta

Cuando alguien nos decepciona o nos hace daño, este dilema puede nacer, cuya razón no puede resolverse: no hay necesidad de reflexionar, sino de imaginar…..

El perdón es un tema delicado, especialmente en los informes importantes. Cuando algo que nos golpea profundamente, la ira y la decepción se desatan, nos sentimos perdidos y atónitos. Junto con las emociones fuertes y el dolor, hay preguntas difíciles:”¿Seré capaz de perdonar y seguir adelante? ¿Las cosas volverán a ser como antes o todo será irremediablemente diferente? ¿Por qué él (o ella) hizo esto?

Hemos aprendido a recordar, demasiado bien.

Una cosa es cierta: olvidar lo que nos ha hecho el mal no se puede hacer fácilmente. Por el contrario, cuanto más nos esforzamos por expulsar un pensamiento doloroso de la mente con la única voluntad consciente, más fuerza adquirirá, convirtiéndose en una verdadera obsesión o, por el contrario, reapareciendo cuando menos lo esperamos, quizás en un momento feliz. Es posible que en este proceso también jueguen un papel los mecanismos evolutivos: hace miles de años recordar experiencias negativas podría ser de vital importancia para asegurar la supervivencia de nuestros antepasados. Pero ahora que esas amenazas ya no existen, este mecanismo se vuelve contra nosotros, desencadenando un continuo movimiento que puede tener efectos nocivos en nuestro bienestar psicofísico.

perdonar u olvidar 2 - ¿Perdonar u olvidar? Tome la decisión correcta

Como perdonar

¿Qué significa realmente perdonar?

Si, por lo tanto, uno no puede “decidir” olvidar, y si la posibilidad de cerrar con aquellos que nos han hecho mal no está en el campo, entonces sólo queda el perdón. Pero, ¿qué es el perdón en el sentido psicológico? Esto es algo que no tiene nada que ver con la bondad hacia los demás o peor con una supuesta superioridad moral de quien lo “ejercita”. Paradójicamente, es algo parecido al olvido: significa dejar escapar una situación que nos ha herido en el pasado y evitar que nos cause el mismo dolor en el presente. Significa reconocer que el acontecimiento ha ocurrido y el dolor nos ha abrumado, pero que no puede y no debe ser el sufrimiento de ayer lo que define quiénes somos hoy o quiénes seremos mañana. Cómo deshacerse de un mordisco amargo y evitar que arruine el sabor de lo que estamos comiendo ahora: sólo en este sentido, perdonar te hace sentir bien.

Ayudado con el poder de la imaginación

Aquí también, la imaginación puede convertirse en una herramienta útil para ayudarnos a ir más allá y centrar nuestra atención en el presente. No requiere mucho esfuerzo, basta con aislarse por unos minutos, cerrar los ojos y visualizar claramente el doloroso evento en la mente. Debemos sentir los efectos profundos de esto en nosotros, sin comentar a nadie, aceptando todo. Y luego imagínense que se pierde en la lejanía en la neblina, cada vez más distante, mientras quita todas las emociones negativas, dejando espacio para una nueva luz que ilumina las cosas que tenemos alrededor ahora y que nos infunde nueva energía. En este sentido, el perdón puede convertirse en un ejercicio que se haga con constancia y regularidad, sobre todo al principio de algo nuevo: un nuevo año, una nueva relación, un nuevo trabajo. Un ejercicio cuyo objetivo no será tratar de olvidar artificialmente lo que nos ha pasado, sino acompañarlo con afecto a una encrucijada: por un lado nosotros y por otro, el recuerdo doloroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *